Coaching: Yo creo… No, ¡yo sé!

coaching: sistema de creencias

¿Qué separa a algo que se sabe de algo que se cree? La duda. Cuando creo dudo, cuando SÉ no dudo.

A lo largo de nuestras vidas nos han hecho creer cosas, circunstancias, etc., que han generado nuestras creencias al respecto (cómo debes reaccionar ante situaciones o personas, qué eres capaz de lograr, “eres como tu padre”, “tu siempre ha sido muy…”, …). Somos como esponjas que absorben creencias de otros y no solo las volvemos nuestras (muchas veces por ser una persona “de peso” en nuestras vidas quien las formula) sino que después tomamos decisiones en nuestra vida en función de ellas, marcan nuestro destino.

Y lo que SABEMOS, ¿de dónde viene? De la experiencia. De haber superado los límites de una creencia y haber actuado. Podría hablar horas de cómo montar en bici, de la física, de la relación aire-velocidad-viento, pero hasta que montes y te tambalees un poco no sabrás qué es posible y cómo. A partir de ese momento, ¿quién podría hacerte creer de que no te es posible montar en bicicleta? Todos los conocimientos provienen de la experiencia y los tienes dentro, libres de dudas.

Ante una situación en la que tengas que tomar una decisión, el “creer” te jugará una mala pasada, el “saber” nunca. De hecho la duda va unida a la creencia. La acción nunca genera creencias, genera conocimientos y los conocimientos sabiduría. Las creencias te limitan, los conocimientos te dan libertad. Las creencias se pueden modificar, de hecho se modifican rompiendo sus límites a través de la experiencia (dicen que montar en bici no se olvida nunca) los conocimientos permanecen.

Te deseo un gran día lleno de acción, conocimiento y este te libere de la duda.

Yo, aquí y ahora, contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *